16 de noviembre de 2009

LA MATARÉ


Canciones como esta ya no se escriben. No se trata de falta de creatividad, ni de la rebelión de los autores españoles que dejan escapar a las musas por falta de ventas, decepcionados por el incremento de las descargas ilegales. Simplemente no se escriben canciones así por la dictadura de lo políticamente correcto. Con una legión de políticos mentecatos engrosando el personal de ministerios absurdos como el de Igualdad (¿para cuándo un ministerio sobre la calvicie, joderrr?), lo que me extraña es que no hayan encerrado a Loquillo (y Trogloditas) en la cárcel por maltratadores. Supongo que habrá tenido que pedir disculpas cien mil veces ante los meapilas de turno. Mientras no prohiban la tenencia y disfrute de estas canciones, adelante con LA MATARÉ

Yo la sentaba en mi regazo,
enloquecía solo a su contacto
La he conservado en la memoria
tal como estaba siempre a mi lado

(Uhhhh) Nunca me juró su amor
(Uhhhh) lo creía eterno yo
Y ella me sonreía y
miraba hacia el mar

Me emborrachaba entre sus brazos
ella nunca bebía, ni la vi llorando
Yo hubiera muerto por su risa
hubiera sido su feliz esclavo

(Uhhh) Qué dolor sucio y traidor
(Uhhh) me envenena el corazón
Se que ella nunca enloqueció y
jamás perdió el control

Quiero verla bailar entre los muertos,
la cintura morena que me volvió loco
Llevo un velo de sangre de la mirada,
y un deseo en el alma,
que jamás la encuentre

(Uhhh) Solo quiero que una vez
(Uhhh) algo le haga conmover.
¡Que no la encuentre jamás
o sé que la mataré!

(Uhhh) ¡¡¡Por favor!!!
(Uhhh) ¡¡¡Sólo quiero matarla!!!
(Uhhh) A punta de navaja
besándola una vez más

2 comentarios:

Abacab dijo...

jajajaja, secundo lo del "Ministerio contra la calvicie" (más me valdría).

Ciertamente, anda que no han habido casos como "Killing an arab" de The Cure en los que se toma el mensaje al pie de la letra.

Describir unas emociones y unos estados de ánimo no significan apología de nada y supongo que eso no moverá a la gente a comportarse como el novio despechado de la letra compuesta por Sabino y perfectamente ejecutada vocalmente por Loquillo.

Un clásico y un temazo que pone el pelo de punta por más cosas que su letra.

Estupendo ver entradas como esta. Un fuerte abrazo!

Chuso dijo...

Killin an arab, estupendo tema... no había caído en que los apóstoles de lo políticamente correcto también cargarían contra ella. ¿Cuál será la próxima? ¿Ayatolah no me toques la pidola?